Saltar al contenido

Arroz con leche en el microondas

Tu postre preferido en segundos

receta arroz con leche al microondas

Con esta receta de arroz con leche en el microondas puedes hacer tu postre preferido de forma considerablemente más simple.

Ahorra tiempo y sin ensuciar nada, sin perder sabor!!Sigue bien nuestros consejos y vas a ver como el resultado es exactamente el mismo que si preparas el postre al estilo tradicional. No apreciarás la diferencia.

Cocción: 25M

Cocina. Postre

Calorías: 111

INGREDIENTES para 6 personas

  • 1 vaso de arroz redondo o arroz bomba (los arroces largos o vaporizados no sirven para esta receta)
  • 2 vasos de agua
  • 1 vaso de azúcar (o un poco menos si no te gusta tan dulce)
  • 4 vasos de leche entera
  • La corteza de medio limón
  • 1 palo de canela
  • Opcional: 1 cucharada de esencia de vainilla
  • Opcional: 1 cucharadita de mantequilla sin sal

ELABORACIÓN del arroz con leche en el microondas

  1. Para empezar, si quieres, puedes lavar el arroz bajo la canilla en un colador. Hazlo si te gusta que el arroz quede más suelto, porque de esta manera pierde algo de almidón. A nosotros nos gusta el arroz con leche más cremosos y ligado, así que no lo hemos hecho.
  2. Ponemos el arroz en un bol que sea profundo y añadimos el agua. Doble cantidad de agua que de arroz.
  3. Llevamos al microondas unos 15 minutos a 850 W. Si tu microondas tiene más potencia, serán suficientes unos 12 o 13 minutos.
  4. Cuando lo saquemos, verás como el arroz ha absorbido el agua, pero si queda algo tendrás que escurrirla.
  5. Ponemos entonces la leche fría y añadimos la piel del limón y el palo de canela. Podemos añadir también un poco de esencia de vainilla. Volvemos al microondas. ahora por 10 minutos, a potencia máxima.
  6. Después de ese tiempo añadimos el azúcar y removemos bien, en caliente, para que el azúcar se disuelva por completo. Podemos añadir aquí un poquito de mantequilla que le aportará untuosidad y brillo. La disolvemos en caliente junto al azúcar mezclando bien.
  7. Verás que el resultado está algo líquido, pero al enfriarse espesa bastante.
  8. Tapamos y dejamos reposar hasta que enfríe por completo. Podemos meterlo en la nevera. Cuando enfríe, retiramos el palo de canela y la piel de limón. Rectifica el nivel de leche si resulta demasiado espeso para tu gusto y mezcla bien.
  9. Y ya estará listo para servir, espolvoreado con un poco de canela molida.
5/5 (1 Review)